Territorio Comanche. Arturo Perez Reverte

abril 6, 2008 at 2:39 pm Deja un comentario

Lejos de contar la historia de los buenos y bondadosos periodistas que se van a los conflictos con la muy noble misión de registrar la verdad de la guerra, Reverte nos cuenta qué son los corresponsales de guerra: unos mercenarios un poco locos, armados con cámaras en vez de armas.                                                                 

Los reporteros de guerra Márquez y Barlés y la traductora croata Jadranka se encuentran en Bosnia con el objetivo de filmar el avance musulmán y la posterior demolición del puente Bijelo Polje. Paralelamente al relato de los avatares de estos personajes, el autor realiza un flash-back en donde describe las vivencias de Márquez y Barlés en esa guerra civil yugoslava tiempo atrás –que ya lleva tres años- y de otras guerras anteriores, en otros países. Hay también un muerto croata tendido cerca de la carretera –que da lugar a la descripción de otro muerto en el recuerdo de uno de los protagonistas- y un lugareño que se encuentra frente a la disyuntivas de defender su casa y su familia frente al inminente avance del enemigo o abandonar la empresa. “Territorio Comanche” es una zona de guerra que hace peligrar la vida del periodista debido a sorpresivos bombardeos o a francotiradores apostados en lugares estratégicamente poco visibles y cuyas huellas en el terreno se materializan en casas destruidas, gente que corre para salvaguardar su vida o personas muertas en el enfrentamiento, estallidos de bombas, nubes de humo o polvo, disparos que suenan a lo lejos, etc. El libro resulta interesante como manual para periodistas que trabajan en frentes de guerra, una suerte de instrucciones de cómo deben ser las entradas televisivas con el “ruido de fondo” de la guerra misma. Un punto a tener en cuenta para este tipo de periodismo es que no se trata solo de “llegar, conseguir la foto y ya está”, sino también la de poseer varias “habilidades” para conseguirla. Es interesante el relato de las disputas con los gerentes por cuestiones económicas . Y si así fuera… ¿la empresa periodística se haría cargo de las posteriores consecuencias que acarrearía para el profesional cubrir estos acontecimientos o se trataría de un contrato leonino?, el autor no dice nada de eso) y la utilización de la jerga de los reporteros de guerra, con términos como “hacer shopping”. Lo más interesante del libro es el planteo del dilema moral entre filmar-fotografiar-reportear el conflicto o abandonar la tarea periodística para ayudar a los damnificados por ese conflicto.

Fernando Barros Ares 

Anuncios

Entry filed under: General, Reportaxe.

Crucero de verano Unha cidade e unha muller en cápsulas de amorodo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


abril 2008
L M X J V S D
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: