Archive for marzo 21, 2008

Ninguna guerra se parece a otra, Jon Sistiaga

 

           Ninguna guerra se parece a otra no es otro libro más sobre conflictos bélicos. Es un diario, una recopilación de experiencias y sentimientos. Jon Sistiaga abre su corazón para contar la brutal injusticia que mató a su cámara y amigo José Couso.

 Un país en guerra. Un hotel. Una habitación. El escenario de un asesinato. José  falleció en todos estos sitios a la vez. Murió delante de su cámara, junto a la ventana del dormitorio que compartía con Jon durante la guerra, haciendo aquello que más le gustaba: periodismo.

                                                                          jose-couso.jpg

            Esta novela es un homenaje a Couso, ese gallego que murió por el “descuido” de un soldado. Jon Sistiaga no trata de contar una guerra en concreto, de hablar de ganadores y vencidos, de criticar a sus compañeros. Simplemente, utilizando todas aquellas notas que había escrito en su cuaderno, narra el día a día de una guerra. Da a conocer, mediante una escritura sencilla y amena, el verdadero significado de un conflicto. Para Jon Sistiaga ir a la guerra significa poner al alcance de todos, dentro de la medida de lo posible, los acontecimientos que están sucediendo tan lejos y a la vez tan cerca de casa. Ir a la guerra es estar armado con tu cámara, caminando bajo el riesgo de ser confundido con tu enemigo. Ir a la guerra puede ser, incluso, ver morir a tu amigo y compañero en su habitación del hotel.

 “Los periodistas tendemos a llevarnos recuerdos de los infiernos que visitamos, un casquillo, una bala, pero nadie cogió nada de la habitación 1403. Por una vez, aquellos fragmentos de metralla, aquel trípode tullido, tenían un nombre y un apellido, y eran los de un amigo”.

 

Cristina Pérez Parapar

Anuncios

marzo 21, 2008 at 5:38 pm Deja un comentario

Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera. Sam Shepard

Bob Dylan – Shelter From the Storm

Otoño de 1975:

        Viajar al lado de Bob Dylan no es una experiencia que puedas repetir a lo largo de tu vida. Sam Shepard es testigo de la Rolling Thunder Revue. Parecía increíble. Un día sonó su teléfono. Le ofrecían participar en la gira para que escribiese el guión de una película (que nunca se materializó) .¿El objetivo? Una gira por veintidós ciudades americanas. Dylan, acompañado de un grupo de amigos, alzaba la voz para la liberación de Hurricane Carter, acusado injustamente de asesinato. Entre ellos se encontraban Joni Mitche ll, T-Bone Burnett, Allen Ginsberg, Mick Ronson , Joan Baez, Arlo Guthrie, Ramblin Jack Elliot, Roger McGuinn y Muhammad Alí.

        Cada uno de los lugares y de las peculiares personas que tenían un mínimo contacto con la Rolling Thunder Revue eran un objetivo perfecto para escribir. Sam Shepard, como si de un narrador omnisciente se tratase, cuenta cada uno de los detalles. El hecho de que los participantes en la gira pensasen que Shepard escribía un guión, y no una bitácora sobre el viaje, los llevó a actuar de manera distinta y no se privaron totalmente de las conversaciones en privado. De esta forma, Shepard consigue que el lector también participe en la gira y estreche lazos con personajes tan entrañables como Muhammad Alí o Joan Baez. El espectáculo que Dylan llevó por todo el noroeste de los Estados Unidos no sólo contaba con la presencia de cantantes, que potenciaban su voz a favor de Hurricane Carter, sino también con poetas, como Allen Ginsberg, que deleitaba al público con sus polémicos versos, a la vez que los divertía. Al contrario de cualquier gira excéntrica y puntual en ciudades importantes, ésta recorría pequeños pueblos de Nueva Inglaterra, dejando a su paso fascinado a todo el público, y manteniendo un vínculo menos distante con las personas con las que se unían para luchar por la liberación de Hurricane Carter.

        Sam Shepard también ha querido acompañar su relato sobre la Rolling Thunder Revue con una serie de fotografías que nos ilustran lo esencial del tiempo que pasó con estos artistas. Entre las fotografías, podemos apreciar muchas en las que el escenario queda de lado, y lo que vemos es el rostro de los artistas dejando entrever su personalidad más oculta.


Carolina Chávez Guerra

marzo 21, 2008 at 5:16 pm Deja un comentario

Mil soles, Dominique Lapierre

 

Dominique Lapierre, periodista y escritor norteamericano, recoge en este libro y a lo largo de quince relatos parte de su experiencia como profesional alrededor de todo el mundo. Algunos de estas vivencias nacieron a raíz del fructífero trabajo que realizó junto a Larry Collins para escribir exitosos libros como Arde París o Oh Jerusalén y en solitario su libro más conocido La Ciudad de la Alegría.

            A través de estas líneas, uno experimenta un sinfín de sensaciones. El lector sufre con la agonía e incertidumbre de Caryl Chessman durante el tiempo que estuvo en el corredor de la muerte, vive con Kozo Okamoto su papel en las filas de la Fracción del Ejército Rojo Japonés e incluso conoce de cerca al torero español Manuel Benítez “El Cordobés”.

El título del libro, “Mil soles” procede de un proverbio que el autor leyó en el Sur de la India (“siempre hay mil soles en el reverso de las nubes”). La India juega un papel fundamental tanto en la obra de Dominique Lapierre como en su vida personal, ya que la situación de este país (su pobreza y su proceso descolonizador), además de ser protagonista de su obra más conocida (La Ciudad de la Alegría) es también tratada en tres textos de la obra a analizar. En el ámbito personal, Dominique Lapierre se volcó, a través de su fundación y de los beneficios de sus libros en mejorar la realidad de la India.

Éstos son sólo un ejemplo para mostrar lo dispar que pueden ser los relatos de este libro que trata sobre los grandes problemas del mundo actual, desde el terrorismo hasta la distribución de la riqueza entre ricos y pobres.

            El libro está estructurado en forma de relatos cortos, todos ellos muy variados, lo cual facilita su lectura, en gran medida porque no es preciso seguir un hilo conductor. Sin embargo, cuando uno lee todos y cada uno de estos textos se da cuenta de que lo que el objetivo de Lapierre al presentarnos este libro no es otro más que acercarnos un poco más al género humano, sin importar su país de origen, su religión o su condición.

  

Paloma Fraga Seco

marzo 21, 2008 at 4:43 pm


marzo 2008
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Arquivo