Un hombre hecho de prosa

marzo 3, 2008 at 9:32 am Deja un comentario

web_jose_marti.jpg

Crónicas. José Martí

José Martí fue muchas cosas a la vez: poeta, político, cronista excelente y mártir de la Independencia Cubana. Hijo de españoles, vivió en carne propia las consecuencias de su militancia política al ser condenado a seis años de trabajos forzados en una cantera. Tenía entonces diecisiete años, la misma edad a la que empieza a escribir sus primeros artículos políticos.                  

 Abundan en su obra la poesía y la crónica, un género que gozaba de gran popularidad en los últimos años del siglo XIX y que Martí desarrolló con destreza. Su prosa, apasionada y densa, deja al descubierto a un hombre exhaustivo en los detalles, de una formación cultural apabullante y que se vale del periodismo para mostrar a los lectores el lado poético de la vida. Su obra como cronista aparece recogida en ediciones de mayor o menor envergadura, pero en este caso lo que menos importa es el título del libro –al fin y al cabo su autor la creó y publicó por separado. Quizás los artículos más hermosos de Martí son los que envía desde Nueva York para diferentes periódicos latinoamericanos, entre ellos La Opinión Nacional (Caracas), La Nación (Buenos Aires) o La Pluma (Bogotá). José Martí, cuya admiración por el entonces ya poderoso vecino del Norte no le impide señalar sin tapujos sus defectos, alcanza al cenit de su producción prosística al narrar la vida de luces y sombras del bandido Jesse James o al cubrir, desde puntos de vista a veces opuestos, la condena a muerte y posterior ejecución de varios anarquistas en Chicago en 1888. Al contrario que otros periodistas de su época, Martí no cae tan fácilmente en la tentación del retrato de tipos, aunque cuando lo hace el resultado es brillante, como se puede apreciar en la crónica Funeral chino. Pero si hay un título capaz de condensar el genio narrativo de este escritor cubano, ese es sin duda  Nueva York bajo la nieve, que muestra la parálisis a la que se ve sometida la ciudad estadounidense tras una intensa nevada.          

          Hay, sin embargo, un José Martí preocupado, y mucho, por su Cuba natal. Es el José Martí autor del Manifiesto de Montecristi, el fundador del Partido Revolucionario Cubano, el que muere en batalla en 1895, poco después de iniciarse la guerra definitiva contra un imperio español ya agonizante. Vendría después el mito del libertador – Martí en los sellos, en los murales, en los discursos interminables de Fidel Castro-, aunque la leyenda no ha sido todo lo justa que debería con el héroe y hoy es un nombre que cae poco a poco en el olvido.  Diana Mandiá.

Anuncios

Entry filed under: General.

“Un viaje a través de una decepción” “Los cínicos no sirven para este oficio”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


marzo 2008
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: