SALVAR A LOS NIÑOS SOLDADOS

febrero 25, 2008 at 7:02 pm Deja un comentario

salvar-a-los-ninos-soldado.jpg

 

Sierra Leona, 1998. La guerrilla avanza cada vez más. La corrupción del gobierno, a pesar de una pequeña revolución que hubo, no cambió nada. Las personas en el poder seguían siendo las mismas. Los rebeldes seguían allí. El gobierno decía que habían sido destruidos pero no era así, pretendían subir al poder. En diciembre de 1998 hubo que huir. En enero de 1999 entraron en Freetown, secuestraron a seis javerianos y a otras seis hermanas de la Caridad. Fueron asesinados. Salieron del país la mayor parte de los misioneros. Otro compañero y yo nos quedamos. Lungui no pudo ser tomada por los rebeldes y empezó la retirada. Entonces fue terrible, porque los rebeldes rabiosos empezaron a cortar manos a destajo, a quemar casas, a saquear. A medida que se iban retirando, iban sembrando destrucción.

Este es el testimonio del misionero javeriano José Mª Caballero al que le regalaron un antiguo hotel medio destruido en la aldea de Lakka. Rehabilitó el edificio y empezó a trabajar con niños huérfanos. Entre ellos había niños soldados. La guerra de Sierra Leona mostraba una crueldad sin precedentes. A la destrucción de casas y cosechas sin sentido había que sumar a los niños. Cuando los rebeldes llegaban a las aldeas secuestraban a todos los niños. A las niñas las utilizaban como esclavas sexuales y a los niños los entrenaban para ser soldados. La primera línea de ataque eran niños.

Entre 1999 y 2004, el periodista aragonés Gervasio Sánchez recogió testimonios de niños que fueron reclutados como soldados y que se encontraban en le centro de rehabilitación que el misionero javeriano José Mª Caballero puso en marcha en Sierra Leona. Esta historia no es un cuento, es la cruda realidad,la realidad de unos niños que con tan solo 7 años aprendieron a coger un arma, a cortar manos y cabezas y a matar a sus compañeros o violar a otras niñas para que no los mataran a ellos. Este libro cuenta un episodio de nuestra historia más reciente mostrando toda la crueldad de una guerra pero también deja espacio a la esperanza, puesto que la labor de Chema Caballero, como era conocido, ayudó a mas de tres mil niños a rehacer su vida después de ser niños soldados, a tener unha familia, un trabajo y a convivir entre la sociedad sierraleonesa. Los niños nunca podrán olvidar su pasado pero gracias a este misionero, tienen un futuro y viven sin miedo. Quizas son muchos los libros, los hechos que nos hacen reflexionar sobre las penas y problemas de nuestra vida diaria, pero nada comparable con los testimonios de estos niños, solo antes me había pasado algo semejante con el libro “Si esto es un hombre” de Primo Levi, ahora vuelvo a sentir los mismos remordimientos. ¡Señores, no nos quejemos tanto y miremos hacia delante!

 

Verónica López Oseira

 

Anuncios

Entry filed under: General.

Áfricas. Cosas que no pasan tan lejos A reportaxe de prensa en Galicia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


febrero 2008
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: