Crónicas de un tiempo. El País Semanal.

enero 31, 2008 at 3:01 pm 1 comentario

Es para muchos lectores, y me incluyo, uno de los hábitos más deliciosos de las mañanas del domingo, zambullirse en los artículos y reportajes de las páginas de El País Semanal. Dominical de ya más de veinticinco años de historia abalado por las mejores firmas nacionales del periodismo de autor.

Todos los reportajes que forman este libro han sido escogidos por su trascendencia y relevancia social, por su brillante escritura  y por la genialidad de sus autores.

Todos y cada uno de los textos, pese a pertenecer a autores y fechas  totalmente diferentes, (podemos dejarnos llevar hasta Sudáfrica de la mano de Maruja Torres o vivir la emoción de un argentino al hablar de Maradona, leyendo las vibrantes páginas de Jonh Carlin), forman parte de nuestro imaginario colectivo. Episodios pasados que todavía flotan incluso en la memoria de los más jóvenes, como es mi caso.

Estas páginas no solo dan testimonio de las transformaciones que ha vivido el mundo en las últimas décadas, sino de que a través de ellas podemos averiguar los tímidos cambios que el periodismo ha sufrido hasta el día de hoy. Aunque da igual la fecha si un reportaje está bien escrito. Ya que todos y cada uno de ellos consiguen transportarnos en el tiempo, emocionarnos al igual que sus autores se emocionaban al escribirlos. Me sobrecojo al experimentar la misma angustia, satisfacción, inseguridad o impotencia que sintieron ellos en el lugar de los hechos, pasando estos  no solo a ser historia, sino también literatura.

Robándole las palabras a Vicente Verdú, no hace falta ser un periodista absolutamente intrépido o un columnista lo bastante ecuánime, para hacer buen periodismo, y de ello da fe esta recopilación. Y es que quizás no sea el periodismo la mejor de las profesiones ni el reportaje el mejor de los géneros, pero a medida que avanzaba en la lectura de este libro más convencida estaba de que el periodismo bien hecho es sin duda imprescindible para hablar de historia. Y de muchas cosas más. Y es el periodismo la única profesión que permite desde disfrutar de una comida con Billy Wilder  a ser marinero durante quince días en el corazón mismo del Gran Sol. Solamente la idea de que se pueda acabar con este disfrute que es el periodismo bien escrito me atemoriza. Esperemos que se siga investigando, informando y escribiendo sobre todo lo que pasa en las páginas de los periódicos y siempre procurando hacerlo bien para que esta profesión perdure por lo menos otros doscientos años más. Y sería poco.

Clara Sánchez Vázquez

 

 

 

 

Anuncios

Entry filed under: General.

SARAJEVO, JUICIO FINAL. Julio Fuentes “Fútbol. Una religión en busca de un Dios”

1 comentario Add your own

  • 1. felixbahon  |  enero 31, 2008 en 6:07 pm

    Completamente de acuerdo con las delicias de la prensa mañanera, de domingo o de cualquier día, Clara. Pero he de decirte que sí, que esta es la profesión más maravillosa del mundo. Y si no, no entendería tantos sinsabores.
    Ya sé que la noticia ya no es un derecho, ni el periodico una necesidad social. Ya sé que la información es un producto más en el mercado. Es más, sé que sólo sirve como plataforma para vender publicidad y para atraer lectores a esos vendedores de productos, pero… somos periodistas. Qué más decir.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: