Los cínicos no sirven para este oficio. Ryszard Kapusczinsky

enero 10, 2008 at 12:07 pm Deja un comentario

            “Es un error escribir sobre alguien con quien no se ha compartido al menos un tramo de vida”. Esta frase resume un importante aspecto de la vida del periodista polaco Ryszard Kapusczinsky, el énfasis en conocer los acontecimientos que uno quiere transmitir desde dentro, escuchando a las personas que lo protagonizan, captando el momento y el lugar que los enmarcaron. En este libro distingue varios de los elementos específicos y básicamente ineludibles para el oficio de un buen periodista: la disposición a sacrificarse y a que esto forme parte del propio carácter, no solo del profesional, y el aprendizaje continuo. Esto es un buen periodista, aquel que no se limita a mirar desde fuera, observando con comodidad y escribiendo con el simple objetivo de satisfacer las exigencias de su jefe o periódico. A través de  los una entrevista y dos encuentros que tuvieron lugar en 1999 y en 1994, Kapuszscinky no solo nos habla del buen hacer de un periodista, sino que ilustra esto con sus múltiples experiencias y hablando de sus largos años como informador. Un buen ejemplo de aquel que aconseja y predica con el ejemplo.

            Este libro es un viaje informal a través de la experiencia, de la anécdota, de los miedos y prejuicios, del pasado y el futuro, y de la adaptación a un presente cambiante. Nos presenta la ocupación periodística como una realidad ligada necesariamente al tiempo en el que vive. Cuando el periodista se amolda al momento en el que vive, cuando permite que las nuevas tecnologías se transformen en herramientas para mejorar la calidad de su obra, cuando toma el pasado como referencia y vislumbrando el futuro para dibujar el presente, es entonces cuando el lector recibe lo que merece. Una información sólida, clara, de primera mano. De fiar.

            Hay algo que me gustaría resaltar, un motivo personal por el que me atrae esta obra. Algo por lo que la considero una lectura necesaria para una persona, un joven, que aspira a ser periodista. Su empeño en resaltar que la juventud no está solo para aprender de sus mayores, de los viejos periodistas, que no siempre “tienen la razón por ser viejos y experimentados”. La evolución, el camino hacia el buen periodista, también consiste en  un intercambio de habilidades y conocimientos entre generaciones. Los nuevos periodistas tienen mucho que aprender, pero también mucho que ofrecer.

  

            Alba Pinto Viloria

Anuncios

Entry filed under: General.

1912+1 La rabia y el orgullo, Oriana Fallaci

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: