El héroe inexistente, los viajes de un corresponsal de guerra al corazón de las tinieblas del fin de siglo, Ramón Lobo

diciembre 30, 2007 at 8:27 pm Deja un comentario

“Algunos periodistas mueren nada más pisar tierra”, esta frase escuchada en alguna parte fue lo que le puso los pelos de punta a Ramón Lobo, cronista de El País, en su primera visita a Bosnia- Herzegovina.

Balas que pasan rozando, huidas en coche por las cochambrosas calles de Bosnia debido a un tiroteo entre los bosnios y serbios, torturas, sangre, muertos pudriéndose en medio de la calle, cólera, hospitales abarrotados de heridos…el olor del odio es el que da lugar al olor de la guerra, el olor de la muerte.

En el Héroe inexistente Ramón Lobo narra su experiencia vivida en las guerras de fin de siglo: desde el frío extremo de los Balcanes hasta el calor tropical de Haití, pasando por el continente más olvidado de todos: África. Lugares completamente diferentes, tanto en cultura, como en historia, pero con un elemento común: la matanza masiva entre seres humanos, una raza igual pero diferente. Por las páginas de su obra corre sangre, dolor, pánico, gobiernos corruptos, hambre, enfermedades y como no, la reina, su Graciosa Majestad, La Muerte.

Lobo cuenta la impotencia y el malestar que sienten a veces los corresponsales de guerra. Están observando tragedias, horrores en primerísimo primer plano, un directo, la realidad más cruda y dolorosa y no pueden hacer nada, simplemente mirar. No perder detalle de cada milésima de segundo que pasa para enviar una magnífica crónica que le piden sus jefes en Madrid. Se pregunta: ¿somos humanos?, claro que sí, pero nuestro trabajo es contar lo que pasa. “¡Ya llegan los cuervos!”, les decían siempre los soldados serbios.

El libro trae todas las crónicas que envió Ramón a su periódico El País, de cada uno de sus viajes. Geniales. Para realizarlas entrevistó a francotiradores, asesinos de civiles, refugiados, dictadores a punto de perder su imperio…una documentación brillante que hizo posible el relato de esta “aventura periodística”. Me quedo con un parlamento de Lobo de principio del libro, que me servirá en mi cada vez, próximo futuro: “Cuando se regresa de una guerra no se retorna del todo; algo de ti se queda atrapado en lo vivido, en la gente. La pesada digestión de las experiencias necesita un tiempo de soledad, una intimidad repleta de fantasmas”

  Ángela Pontes Rodríguez

Anuncios

Entry filed under: Crónica.

O último bohemio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: