Archive for diciembre 27, 2007

Ponche de ácedo lisérxico, de Tom Wolfe

Ken Kesey, o autor de “Alguén volou sobre o nido do cuco”, aproveita os beneficios económicos obtidos pola publicación da novela para organizar unha  viaxe polos EEUU, xunto a un grupo de xoves radicais autodenominados “os alegres bromistas”.

Xuntos recorren a xeografía americana a bordo dun autobús psicodélico conducido por Neal Cassady (O Moriarty de “O camiño” de Kerouac), deixando tras de si un rastro de tolemia, de amor, de felicidade, de espiritualidade… converténdose deste xeito nuns axitadores  necesarios, dentro dunha sociedade americana coa conciencia dormida.

 

Wolfe combina os diálogos, o multiperspectivismo e os monologos interiores, con técnicas do xornalismo para elaborar a mellor crónica da viaxe de Kesey, unha narración vibrante que nos ofrece de primeira man uns feitos sorprendentes, sumidos nun ambiente tremendamente atractivo,  que consegue tranladar ao lector aos anos 60, a unha época na que algúns tiveron soños de cambiar o seu monótono mundo.

 

“Ponche de ácedo lisérxico” busca transladarnos o  pensamento de Kesey; este profeta da revolución que alertou acerca da ameaza que supón para a libertade persoal o poder coaccionador do Estado.

As drogas, o redescubremento da sexualidade, os viaxes espirituais a través do LSD, o reencontro coa natureza, a fuga da vida gris das cidades, a aniquilización das convencións sociais… todos esto foron ferramentas que usaron os hippies para redescubrir a identidade humana, e achar a felicidade.

  

                                                                                                     Javier Rey Veloso

Anuncios

diciembre 27, 2007 at 3:00 pm Deja un comentario

EL HOMBRE SECRETO de Bob Woodward

Garganta Profunda: La ética y las fuentes periodísticas

woodward_bernstein_web.jpg

A los Estados Unidos, y por extensión al mundo entero, le han atormentado durante el último medio siglo tres grandes dudas: ¿por qué murió Marylin Monroe?, ¿quién estuvo detrás del asesinato de John Fitzgerald Kennedy? y ¿quién era Garganta Profunda? Bob Woodward da una respuesta clara y concisa a la última de las cuestiones: “W. Mark Felt era Garganta Profunda”. Sí, un hombre robusto, de profundas creencias y que había llegado a ser el número 2 del fundador del FBI Edgar Hoover, había sido el elemento central de la investigación emprendida por el Washington Post a raíz de la irrupción que se produjo en 1972 en el edificio Watergate, sede del Partido Demócrata, a cargo de una banda de delincuentes comunes, que actuaban bajo las órdenes de los hombres del Presidente Richard Nixon.

 

Este periodista que se autodefine como “agresivo y reservado” y que en los últimos años ha sido uno de los principales azotes de la Administración Bush, no solo retrata una época que marcó el punto y final de la inocencia de América, sino que se embarca en un análisis pormenorizado de la profesión periodística, del deber de esta para con las fuentes y de los peligros y las trampas que los periodistas tienen que esquivar para acercarse a la verdad de los hechos.

 

Por si fuera poco todo esto, Woodward obsequia al lector con un último regalo dolorosamente atractivo: describe la demencia senil que padece Felt, y pone de manifiesto sus propios sentimientos ante la imposibilidad de descubrir los motivos que tuvo el protagonista de su relato para convertirse en Garganta Profunda. De esta manera el periodista del Post consigue el milagro y logra que el alma informativa interaccione con la parte intimista de la historia obteniendo así un relato envolvente, que pasea al lector por un campo minado de sensaciones, y que en última instancia devuelve la fe en el periodismo con mayúsculas.

 

 

Luis Antonio Ogando Des

diciembre 27, 2007 at 10:46 am Deja un comentario


diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Arquivo