Ninguna guerra se parece a otra, Jon Sistiaga

diciembre 22, 2007 at 6:13 pm Deja un comentario

sistiaga2.jpg

Cuando te plantas ante Ninguna guerra se parece a otra intuyes lo que te vas a encontrar. Un reportaje más sobre la guerra de Irak, piensas. Pero te equivocas. Encuentras un relato que va más allá, descubres que se trata de la historia personal de alguien que haciendo un esfuerzo grandioso, pero desde la sinceridad y la emoción, te cuenta su experiencia en un país en guerra, sus miedos y hasta sus anécdotas más íntimas. De pronto te sientes un periodista más en el Irak derrotado de Sadam Husseín.

 

            En Ninguna guerra se parece a otra, Jon Sistiaga repasa a lo largo de catorce capítulos cómo es la auténtica figura del corresponsal de guerra, echando por tierra cualquier tópico predefinido y también consigue hacer un esbozo claro del pueblo iraquí, de sus vivencias, sus miedos y también sus defectos y contradicciones. Pero, sobre todo,  los catorce capítulos del libro están pensados para ser un homenaje a su compañero, el cámara de Telecinco, José Couso, asesinado por los militares norteamericanos de la compañía Alfa, tras lanzar un obús contra el edificio del hotel Palestina, dónde se encontraba alojada toda la prensa internacional. Si hay algo que destacar es esa presencia constante de Couso a lo largo de todo el libro, una presencia que se hace palpable desde las primeras palabras de Sistiaga en su dedicatoria: “(…) Y a José Couso, por haber sido mi amigo y por ayudarme a escribir este libro susurrándome ideas desde algún lugar luminoso”.

 

Ninguna guerra se parece a otra es, ante todo, un relato humano. Es cierto que se trata de mostrar el trabajo periodístico, nadie lo duda, está escrito por un periodista, pero Jon Sistiaga no habla como tal. Habla como amigo, como compañero, como ser humano. No es un hombre de hierro por ser periodista y es ese lado crudo que no vemos los espectadores el que trata de mostrarnos: Es la otra cara, la de los sentimientos, la impotencia, la injusticia…pero también la de la solidaridad y el compañerismo. Es la descripción del periodista como persona que vive y siente. Y es, también, un relato idealista de la profesión (contrariamente a lo que Jon Sistiaga piensa) apto para los que consideran que el periodismo tiene que ser el medio que nos ayude a cambiar los aspectos más bochornosos de nuestro loco mundo. Porque para ellos, en el fondo, sólo hay una razón para no salir corriendo: buscar la verdad.

 

Clara Bernal Castro

Anuncios

Entry filed under: Reportaxe, Reseña.

“Entrevista con la hisotria” Oriana Fallaci. ¡BASTA DE MENTIRAS! El periodismo de investigación que está cambiando el mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Arquivo


A %d blogueros les gusta esto: